Dolor de parto

Beneficios y consideraciones

El dolor del parto es beneficioso.

Así lo afirma el Dr. Denish Walsh, profesor de matronería en la Universidad de Nothingam y abanderado de la lucha contra la epidemia de epidurales innecesarias.

El dolor, explica Walsh, es necesario y beneficioso, y no debe eliminarse de forma protocolaria pues se priva a la madre y al hijo de experiencias y hormonas muy importantes.

Walsh, por supuesto, no se opone al uso de la epidural cuando sea precisa, pero aboga por su uso responsable.

El dolor del parto desencadena una especie de ¿rito de paso? natural que une emocionalmente a la madre y al bebé, poniéndolos en un estado de conciencia disipado que luego se convierte en una alerta receptiva cuando el niño ha nacido.

Con la epidural la mujer se ve privada de esas sensaciones y de hormonas que se producen en el parto y que la ayudan a conectar emocionalmente con el bebé en el momento del nacimiento, cuando se crea ese vínculo tan intenso que compartimos con los mamíferos y que las crías también sienten:

El reconocimiento de la progenie y la identificación de la madre, que son mecanismos fisiológicos a la vez que mentales, y de los que el dolor forma parte al participar en el proceso que los desencadena.

Las medidas más radicales habría que reservalas a los casos de necesidad y ayudar a las mujeres a sentir sus partos seguras y confiadas, informadas, y con la capacidad de decidir ellas mismas entre las diferentes opciones con total libertad.

Si hay un ambiente adecuado, información verdadera, cobijo, respeto al proceso, ayuda a soportar las contracciones por medios naturales, entonces la epidural es una opción libre, para quien la desee o quien la necesite por la razón que sea.

Que el dolor del parto forma parte de su proceso natural y tiene beneficios físicos y psicológicos es parte de las informaciones que deben tener las madres.

Sin duda ayudará a sobrellevarlo a quien así lo decida.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario