Dificultad para dormir

Alteraciones del sueño.

El sueño es uno de los placeres y necesidades básicas del ser humano, y en la infancia es de suma importancia para el desarrollo físico y emocional. Los trastornos del sueño son comunes durante la niñez y, sobre todo, en ciertas etapas de desarrollo de los pequeños; sin embargo, también puede tratarse de un síntoma que transmite que algo le está pasando al niño, por lo que es muy importante poner atención a cómo duermen nuestros hijos.

Las alteraciones del sueño se pueden dar en ciertas etapas y circunstancias de la vida infantil, pero ¿Qué sucede cuando un niño debe dormir en otro lugar?

En primera instancia, hay que tomar en cuenta la etapa de desa-rrollo que el niño atraviesa, ya que entre los 4 y 6 años de edad son más comunes los terrores nocturnos y pesadillas, los cuales se pueden acentuar cuando el niño duerme en algún lugar que no es el acostumbrado, como sucede en el marco de algún viaje familiar.

Si un niño no logra dormir cuando está fuera de casa, es debido a que algo le es-tá provocando esa angustia, algo que no ha podido explicar, ni poner en palabras. Lo más común es que esté relacionado con un sentimiento de angustia de separación, de alejarse de los seres queridos o de su entorno conocido, y de la seguridad que siente en su hogar. Asimismo, el temor de perder a algún ser querido, mascota, o,incluso, cosas materiales, puede también estar presente.

No obstante, el motivo por el que un niño no pueda dormir fuera de casa, depende-rá de su historia en particular. Es decir, por ejemplo, el niño que ha sufrido algún trauma y lo haya relacionado con estar fuera de su casa, posiblemente presentará más dificultades a la hora de separarse de su entorno seguro.

Por otro lado, existen diferentes formas mediante las cuales los niños pueden manifestar angustia durante el sueño. Algunos no duermen a menos que sea con los padres o estén los padres presentes e, incluso, tienen pesadillas y/o terrores nocturnos.

Si sucede algo así durante algún viaje y no se vuelve a repetir, puede ser algo pasajero que el niño logra resolver solo. Los padres podrán ayudarlo hablando con él, preguntándole el motivo de su dificultad para dormir o qué fue lo que soñó que le asustó.

Consejos para que los niños duerman en otro lugar.

En ocasiones, los padres, temiendo la reacción de los niños al decirles “te vas a quedar unos días en
casa de tus abuelos”, prefieren decir que al rato regresan, cuando, en realidad, son un par de días los que se tardarán en volver. De aquí surgen estas importantes recomendaciones:

  • A los niños se les debe hablar con la verdad, cualquiera que sea la situación. Así, disminuirá la angustia de que algo nuevo o desconocido pudiera sucederle al infante.
  • Se les debe de explicar con detalle y anticipadamente cómo será su estancia en otro lugar, de tal forma que puedan ir elaborando, comprendiendo e imaginando cómo serán las cosas fuera de casa; por ejemplo: “Nos vamos a ir tres días todos juntos a un hotel en la playa, vamos a dormir en diferentes cuartos, pero estarán muy cerca. Te vas a quedar con tu hermana y en las mañanas vamos a pasar por ustedes para estar todos juntos durante el día. Si te da miedo nos puedes llamar por el teléfono de la habitación y en un minuto estaremos ahí”; o “Nos vamos a ir papá y mamá de viaje una semana, te vas a quedar con tus abuelos, ellos te van a llevar a la escuela. Después te quedarás a dormir en el cuarto de visitas de la casa y todos los días en las noches te vamos a llamar para ver cómo estás”.
  • Si a pesar de estas recomendaciones el niño continúa teniendo miedo, es recomendable acompañarlo hasta que se duerma. Asimismo, es recomendable evitar que duerma en la cama de los padres o abuelos.
  • Es importante preguntarle al niño y hablar con él sobre sus miedos durante las noches.
  • Pedirle que dibuje los sueños y las cosas que teme, de tal forma que al hablar y expresar en dibujos sus miedos pueda ir elaborándolos al mismo tiempo.
  • Llevar algún objeto querido de su casa al lugar donde va a dormir (muñeco, cobija, peluche), de tal forma que éste represente todo lo relacionado con su hogar, sobre todo, la seguridad y contención que puede simbolizar.
  • Autores como Susan Pick y Anthony Brown han escrito cuentos de niños sobre el dormir, el sueño y los miedos. Asimismo, uno de los preferidos de los niños es el cuento llamado “Donde viven los monstruos” de Maurice Sendak, que representa un clásico de la literatura infantil, el cual aborda el tema de cómo hacer frente a los miedos.

Sin embargo, si la dificultad para dormir fuera de casa se vuelve una situación repetitiva, a lo largo de diferentes etapas de la vida, es posible que el niño no esté logrando poner en palabras algún tipo de angustia, miedo o preocupación que siente. En esos casos es importante considerar la ayuda profesional, sobre todo, si esto provoca que deje de hacer lo que quiera con libertad.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario