¿Cuándo es el mejor momento para ser mamá?

Definitivamente decidir ser padres es una de las decisiones más importantes en tu vida porque, dejando de lado el significado cariñoso que pueda tener, es una elección que puede cambiar el curso de tu existencia por completo. Por eso mismo, debe ser una decisión consciente y bien planeada.

Primero hay que recordar que se ve o escucha más fácil de lo que es, sin importar si has vivido muy de cerca el embarazo de una hermana o el nacimiento del hijo de una amiga, no es exactamente igual que experimentarlo personalmente. Normalmente uno habla con los demás solamente de las partes positivas y, aunque ser mamá es algo que genera mucha alegría, también tiene algunos obstáculos que es importante considerar.

No hay duda de que es más sencillo decidir tener un hijo cuando se cuenta con la compañía de una pareja estable. Independientemente del estado legal de ambos o la creencia religiosa que tengan, es más llevadero el proceso si se tiene el apoyo de alguien más. Sin embargo, estar casado tampoco es garantía de que la otra persona vaya a estar presente durante todo el desarrollo. Por eso mismo es importante que tu pareja también esté de acuerdo con la decisión de ser padre. A final de cuentas son una pareja y lo mejor es que sea una decisión acordada por los dos.

Por otra parte, tener un hijo siendo soltera también es posible pero hay que considerar factores como la situación financiera y el tiempo que requiere dedicarle a su cuidado. Hay que recordar que no únicamente se trata del gasto del parto, también el niño debe comer, vestir, ir al doctor y más adelante asistir a la escuela aparte de más actividades y compras que, probablemente, necesitará. Lo mismo sucede con parejas de escasos recursos.

Otro factor que sería uno de las más importantes a considerar, sería ser suficientemente madura e independiente. En México, son muchas las mujeres que se embarazan siendo muy jóvenes sin haberlo planeado. Aunque el cuerpo pueda estar en una edad óptima para un embarazo saludable, la madurez emocional es fundamental. Difícilmente un “niña” podrá educar a otra niña, en el caso de que la mamá todavía no tenga un estilo de vida propio de alguien responsable.

A veces muchas mujeres deciden tener hijos antes de contar con todo lo anterior, por miedo a nunca ser madres o no volver a tener la oportunidad. Incluso, hay quienes tienen hijos únicamente por “curiosidad”. Por eso es importante entender que no es una decisión tan simple, en especial porque involucra la vida de alguien más: tu bebé.

Todo lo anterior no significa que la ausencia de uno de estos factores pronosticará a la fuerza una terrible maternidad pero sí será más complicado. Es como “ir a la guerra desarmado” o a un examen sin estudiar, no a fuerzas significa que vayas a perder o reprobar pero las probabilidades son mayores. Por ejemplo, se aconseja que si ya se tienen hijos, exista una diferencia de tres años entre ellos para poder dedicar mayor tiempo a cada uno, pero esto no significa que sea una ley.

El mayor sentido de ser madre es que sea una experiencia placentera para tu pareja, tu hijo y, claro, para ti. Es necesario preguntarte a ti misma si estás lista o no y responderte honestamente.

Psic. Monserrat López Lugo
Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx.
Atención Previa Cita:
México D.F. Teléfonos: 5553 3599, 5286 6550 y 5286 0329. Email: spp@spm.org.mx
Satélite. Teléfono: 5393 0007. Twitter: @spm_satelite. Email: spmsatelite@gmail.com

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario