Contracciones uterinas

¡No todas duelen!

El útero es un músculo que tiene la capacidad de contraerse y ejercer presión para expulsar al bebé en el parto. Durante los nueve meses del embarazo, el útero se va ejercitando por medio de las contracciones.

La función de las contracciones es facilitar la circulación de la sangre por la placenta y por el músculo uterino, y mantener en forma y con buena capacidad de actuación al útero para cuando llegue el parto. Hacia el final del embarazo, ayudan a borrar el cuello del útero y a que se ubique el bebé en el canal del parto.

En las contracciones uterinas, podemos apreciar:

  • Tono: Es la presión más baja registrada entre las contracciones.
  • Intensidad: Se mide en mmHg el aumento de presión intrauterina en cada contracción. Comienzan a percibirse a partir de los 10 mmHg aproximadamente

Grados de intensidad:

0: menos de 15mmHg
+: de 15 a 25mmHg, en general dura menos de 30 segundos
++: 30 a 50mmHg y dura aprox. 45 segundos.
+++: más de 50mmHg y dura más de 60 segundos

• Frecuencia: número de contracciones producidas en 10 min
• Intervalo: el tiempo entre los vértices de dos contracciones
• Actividad uterina: intensidad x frecuencia, se expresa en mmHg x 10 minutos

Tipos de contracciones:

  • Contracciones A (o de Alvarez): se presentan en las etapas iniciales y hasta las 28 semanas. Son de muy baja intensidad (2-4 mmHg) y de escasa frecuencia. No son percibidas nunca.
  • Contracciones focales: Son contracciones de poca intensidad (menos de 10mmHg) localizadas en pequeñas aéreas del útero. Por lo general, se producen como reacción a un movimiento del bebé.
  • Contracciones generalizadas: comienzan en un área pero se extienden al resto del útero. Se pueden producir por movimientos del bebé o por esfuerzos o cambios de posición de la madre.
  • Contracciones de Braxton Hicks: tienen una intensidad de entre 10-15 mmHg. Se propagan en un área más grande del útero, la tripa se endurece pero no hay dolor. Duran aproximadamente entre 30 y 60 segundos. Su frecuencia es baja (1/hora), pero aumentan a medida que se desarrolla el embarazo. Pueden aparecer desde la semana 13 pero lo normal es que empiecen a notarse hacia la segunda mitad del embarazo. Son contracciones irregulares, arrítmicas e indoloras.
  • Contracciones preparto: Son contracciones más intensas que las de Braxton Hicks pero no son las del trabajo de parto propiamente dichas. Pueden aparecer unos días antes del parto e indican que el momento está por llegar. Su función es la de madurar y ablandar el cuello del útero. Son más frecuentes y pueden causar alguna molestia Su intensidad es de 20 mmHg aunque pueden llegar a 30 mmHg cada 5-10 minutos pero no son rítmicas.
  • Contracciones de parto: son regulares, progresivas e intensas. Se producen cada períodos regulares con una frecuencia de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos. Van aumentando su duración llegando a durar aproximadamente entre los 60 y 90 segundos. Son dolorosas, su intensidad es superior a 30mmHg y en el expulsivo pueden alcanzar los 60 mmHg.
1 Comment

Dejar tu comentario