Contracciones de Braxton Hicks

contraccionesdebraxtonhicks_600x399

¿Por qué mi panza se pone dura?

A partir del cuarto mes, incluso antes si la mujer ya ha tenido otros hijos, la gestante puede notar que su útero de repente se endurece. Se trata de las llamadas contracciones de Braxton Hicks, unas contracciones cuya función es preparar la musculatura del útero para cuando llegue el momento del parto y el bebé deba ser expulsado. A menudo se presentan después de realizar un esfuerzo o de dar una larga caminata. Para que desaparezcan suele bastar con descansar un rato.

¿Cómo identificarlas?

La mujer embarazada notará un endurecimiento del útero bastante incómodo pero indoloro. Suelen empezar en la parte superior y extenderse luego poco a poco hacia abajo. Acostumbran a durar unos treinta segundos pero a veces desaparecen un par de minutos después.

¿Qué hacer para aliviar las molestias?

  1. Recostarse y tratar de relajarse.
  2. Levantarse y caminar un poco.
  3. Cambiar de posición.

La presencia de estas contracciones es algo completamente normal, sin embargo existen síntomas por los que sí se debe preocupar y que si se presentan, se debe acudir de inmediato al médico:

  • Contracciones muy frecuentes (más de 4 por hora).
  • Dolor de espalda, abdominal o pélvico mientras se produce la contracción.
  • Flujo vaginal inusual.
  • Pacientes que hayan tenido un parto prematuro o que parecen pertenecer al grupo de mujeres que padecen estas anomalías.

Durante los últimos meses del embarazo, sobre todo durante el noveno mes, las contracciones de Braxton Hicks pueden volverse más intensas y frecuentes e incluso llegar a ser dolorosas por lo que resulta difícil distinguirlas de las contracciones que inician el parto. De hecho pueden conseguir que se inicie el proceso de dilatación, algo que posteriormente facilitará el parto.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario