¿Cómo sobrevivir al primer año de tu bebé?

Consejos que te facilitarán la vida al lado de tu recién nacido.

Tener un bebé puede ser tan bonito como complicado, ya que ese ser tan pequeño y frágil depende totalmente de ti y eso requiere de todo tu tiempo y atención. Pero no temas, si eres mamá primeriza hay una serie de consejos que te facilitarán el primer año de vida.

  • Acostúmbralo al ruido: Es natural que no quieras que nada perturbe el sueño de tu bebé, si desde el principio lo acostumbras a los ruidos habituales de la casa, después será mucho más fácil que duerma tranquilo y sin que se despierte sobresaltado ante el más mínimo ruido.
  • Duérmelo en su cuna: No caigas en la tentación de llevar a tu bebé a la cama contigo, ya que después no habrá forma de que duerma si no es a tu lado. Quizá pienses que así es más fácil amamantarlo cada vez que despierte por la noche, pero eso solo durará poco tiempo y en cambio, él podría acostumbrarse a dormir contigo durante muy largo tiempo.
  • Conoce a tu bebé: Disfruta observándolo y fíjate en su forma de ser: ¿qué le agrada?, ¿qué le molesta?, ¿cómo se comporta cuando está cansado? Todo esto te servirá para saber cómo tranquilizarlo cuando sea necesario.
  • No te descuides: En la medida en que tú estés bien, tu bebé lo estará. Come saludablemente, ejercítate con divertidas caminatas con tu bebé. Trata de dormir todo lo que necesites porque una mamá de buen humor que no esté cansada, es la mejor mamá.
  • Apóyate en los demás: No intentes ser una súper mamá que no necesita ayuda de nadie. El apoyo puede venir de muchas partes: desde tu pediatra y hasta tu familia; incluso simplemente una amiga con la que puedas platicar.
  • Estimúlalo en casa: No es necesario que todos los días salgas corriendo con tu bebé para llevarlo a clases de estimulación temprana, en tu propia casa puedes leerle, cantarle y jugar con él.

No tienes idea de lo rápido que se te van a pasar estos 12 meses así que atesora cada instante que pases con tu bebé: sus miradas, sus sonrisas, sus pasitos, sus juegos, hasta sus llantos.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario