¿Cómo impulsar la creatividad en los niños?

Una persona con la capacidad de crear.

Los grandes recursos de los seres humanos son la imaginación y la creatividad, basta con ver que gran parte de lo que nos rodea es fruto del poder creador de la humanidad. Los adultos son creativos, pero los niños, aun más, ya que todavía no han sido condicionados por los prejuicios y límites mentales que la sociedad impone y que mutilan el potencial para crear de forma natural y espontánea. Por ello, para despertar al máximo la creatividad de los niños es necesario establecer entornos que no limiten sus capacidades, que les permitan explorar, imaginar, soñar y, así, crear. Ya sea en la escuela o en la casa, si sigues estos cuatro consejos lograrás que el niño exprese toda su creatividad de forma permanente:

1- Ayúdalo a que encuentre su identidad creadora.

Haz que se dé cuenta de que es una persona con la capacidad de crear. Es decir, guíalo para que el niño piense: “soy creativo”, “puedo crear”, “sé y quiero crear”, con estas creencias tendrá una actitud abierta y dispuesta.

Es esencial sembrar una sana identidad creativa en los niños y esto se logra transmitiéndoles ideas positivas sobre su persona. Evita que crean que son otros quienes tienen las respuestas, los que solucionan los problemas, los que son artistas, los que nos dicen qué hacer y cómo ser.

2- Desarrolla su potencial creador.

Convéncelo de que tiene el potencial para crear. Recuerda que, en este sentido, el niño nunca es “pobre” porque cuenta con la riqueza de su potencial interno: imaginación, consciencia, inteligencias múltiples, inteligencia emocional, habilidades de pensamiento, habilidades motoras, entre otras.

Es muy importante que el niño vea su interior, ya que hoy los niños se comparan unos con otros, especialmente, en cuanto a su vida externa; es decir por las cosas que poseen: ropa, equipos electrónicos, recursos económicos, etcétera; lo que en ocasiones los hace sentir pobres o ricos, por lo que es importante que llevemos a los niños a medir su riqueza por su potencial interno y ayudarles a creer que con ese potencial podrán transformar sus circunstancias de vida.

3- Dale los recursos para crear.

Todo lo que rodea al niño representa un recurso para crear; desde una hoja de papel hasta las computadoras pueden ser un medio para diseñar cosas nuevas. Dale la oportunidad a los niños de contar con diversos materiales adecuados según su edad para que jueguen con ellos y los transformen.

4- Propicia un ambiente creativo.

Ya sea en el hogar, en la escuela, en el parque, en la práctica del deporte o en cualquier lugar o espacio en el que el niño se desenvuelva, se debe favorecer su libertad y su iniciativa. Respetarlo y tomar en cuenta sus iniciativas y propuestas son aspectos fundamentales para que el niño se sienta en un ambiente creativo. Los niños siempre están acompañados por adultos, por lo que las relaciones interpersonales son la clave para construir estos momentos creativos. Actividades como el juego libre o dirigido, bailar o escuchar música, son diferentes expresiones de las artes que permiten estimular la creación.

Finalmente, es necesario aclarar que la creatividad, más que enseñarse, es una capacidad que los adultos deben estimular y permitir que se dé de forma natural en los niños.

Carlos Armando Ávila Cota.

Psicólogo Educativo

www.amco.me

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario