¿Cómo afecta a los hijos tener padres infieles?

Cuando se produce infidelidad pensamos que aún son niños y no entenderán.

Cuando se produce infidelidad en la pareja, casi siempre se piensa en la pobre esposa o esposo, pero nunca en los hijos cuando aún son niños. Se cree que estos están muy chicos para entender cosas de grandes; sin embargo, la psicoterapeuta de niños y adolescentes, Janet Oliveros, nos saca de este error y asegura que los menores se dan cuenta de todo y aunque no hablen, les afecta y adoptan comportamientos que pueden marcarlos para toda la vida.

Explica que cuando un hijo descubre la infidelidad de parte de uno de sus padres, le produce un fuerte impacto que destruye el modelo de responsabilidad y credibilidad, representado hasta ese momento por sus progenitores. “Desde pequeños, los hijos idealizan a los padres y los ven como un ejemplo, pero cuando uno de ellos falla y es infiel a su pareja, no solo hiere la autoestima del niño, sino que genera que se sienta también traicionado”, afirma.

Señala que esta situación afecta más a los niños (6-10 años), ya que ellos creen en los valores que sus padres les han inculcado, y la deslealtad de parte de uno, puede provocar inestabilidad emocional, ansiedad, depresión, terrores nocturnos, bajo rendimiento escolar, etc. En cambio, el adolescente pierde el respeto por el padre ofensor, se muestra reacio y rebelde con él. Esta situación se vuelve más crítica cuando el infiel es la madre, debido a que el lazo es más fuerte. Surge el rencor, ya que piensa que su madre da prioridad a la relación con su pareja extramatrimonial antes que a él.

La especialista recomienda que los hijos expresen sus sentimientos al padre o la madre ofensor y que este reconozca su culpa ofreciendo perdón. En ninguno de los casos se debe poner al hijo en una situación de elección entre uno de sus padres, porque esto lo afectaría aún más. “Si no se aborda este problema a tiempo, el hijo podría desarrollar, en la adultez, problemas para relacionarse”, finaliza Oliveros.

Fuente:
www.tad.org.mx

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario