Comer saludablemente

Alimentarse por dos.

A veces las mujeres preferimos no poner demasiada atención en los aportes calóricos de cada alimento.

Sin embargo, lejos de ser especialistas en el tema, lo que si podemos hacer es guiarnos para comer saludablemente sin sacrificios extremos.

Una guía sana para ti, que pasas por el maravilloso proceso del embarazo, es utilizar alimentación natural, pues su aporte nutritivo será mayor.

Lo fresco y lo sano también puede ser lo sabroso. Lo enlatado puede ser considerado como última opción, pero esto es más de sentido común que de guías especializadas en el tema.

Alimentarse por dos.

Tu embarazo ha de incrementar tu apetito de manera importante, debes de considerar que ahora deberás comer por dos, y la naturaleza te ha dotado de los sensores adecuados para que tengas ganas de comer mayor cantidad de alimentos.

En general, la mujer requiere de unas 200 a 300 calorías al día, muy lejos de lo que tú habrás de consumir, pues doblarás esa cantidad normal de alimentos.

Sin embargo, no debes olvidar que la calidad importa más que la cantidad, y todo lo que comas deberá ser bueno para tí y tu bebé próximo a nacer.

Algunas madres tendrán requerimientos alimenticios y nutritivos especiales, ya que seguramente nunca siguieron un régimen adecuado de alimentación, y ahora un embarazo las impulsará a cambiar sus hábitos.

Pero también debemos considerar que la escasa alimentación también puede afectar el natural desarrollo del embarazo.

Durante el embarazo no es necesario comer poco o hacer dieta.

Algunos estudios confirman una mayor incidencia de abortos espontáneos, muerte neonatal y bajo peso del bebé al nacer, en casos donde la madre ha ingerido pocas calorías.

La mejor dieta entonces debería ser suficiente para alimentar a los dos, debe ser lo más natural posible y nutrir incluyendo todo lo necesario para conformar un bebé sano.

Es posible que equilibres tu ingesta de alimentos en un periodo de 24 a 48 horas, en lugar de en cada comida.

Procura no saltar ninguna comida, el bebé crece de manera continua y puede sufrir si no comes como debe ser.

La comida chatarra como los chocolates, las tortas, las hamburguesas, los tacos grasosos o las papas fritas, y otras más, tiene escaso valor nutritivo y no harán ningún bien al bebé, esas calorías de más se convertirán en grasa corporal.

La grasa en sí misma no es mala, pero como en todo, su exceso en el cuerpo causa muchos problemas.

De hecho tu cuerpo almacenará algo de ella para utilizarla en la creación de leche cuando amamantes.

Cabe señalar que, aunque dar pecho al bebé ayude a perder peso, durante el embarazo deberás cuidar el engordar demasiado.

Por lo general, la grasa se deposita en la parte alta en los brazos y muslos, y es muy difícil de eliminar.

No te olvides de ti.

En todo este bello proceso del embarazo, no debes olvidar a tu propia persona. Comer sanamente garantiza un nacimiento feliz, con un bebé sano y listo para el mundo.

Asimismo, la sana alimentación te da reservas durante el embarazo para soportar y recuperar tu propio desgaste físico durante el parto.

Una dieta pobre orilla a muchas mujeres a la anemia y a la preeclampsia, además de algunos problemas adicionales como náuseas y calambres, los cuales pueden empeorar en sus manifestaciones, según el alimento ingerido.

Por ello, es importante que comas la sal natural necesaria (no la añadida) presente en forma de verduras frescas (el tomate contiene mucha sal) y frutas como el plátano, rico en potasio.

Tus probables cambios de humor podrían intensificarse según tu dieta. Por eso debes vigilar la alimentación, ya que, adicionalmente, se afecta tu nivel de fatiga y muchas otras molestias.

Adicionalmente, si detienes o disminuyes la ingesta de calorías inútiles, tendrás menos grasa que perder después del nacimiento del bebé.

El bebé y sus necesidades.

Mientras tu bebé crece dentro de ti, eres su única fuente de alimentación.

Éste necesita calorías, vitaminas o proteínas, y tu alimentación lo nutrirá a él también, por eso te insistimos en cuidar tu alimentación y darle lo mejor posible.

Consume fruta, verdura, fríjol, cereales integrales, pescado, aves y productos lácteos desnatados. Diversas investigaciones han demostrado los beneficios del aceite de pescado, como el arenque, el salmón y la sardina, que disminuyen el riesgo de un parto prematuro.

Las calorías no necesarias.

Te aconsejamos evitar los siguientes alimentos. Estos productos están saturados de azúcar o sustitutas de azúcar y de harinas refinadas, de tal manera que no son nada recomendables en este momento, ni para ti ni para tu hermoso bebé en gestación.

  • Dulces y chocolates.
  • Fruta enlatada.
  • Helados.
  • Nata artificial.
  • Refrescos de cola y los zumos de fruta azucarados.
  • Bollos, pan dulce, pasteles, pastas, mermeladas o confituras.
  • Cereales azucarados.
  • Productos como las conservas, pepinillos, salsas para ensaladas, entre otras.

Estudios recientes parecen refutar la idea ampliamente difundida de que ingerir cacahuates o mantequilla de cacahuate durante el embarazo no son recomendables.

Dichos estudios señalan que no hay relación entre una madre que come cacahuates y las alergias que desarrolla el pequeño. Sin embargo, si hay duda al respecto de comer ciertos alimentos, mejor evítalos.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario