Celos de mi hijo ¿?

Un sentimiento común en el padre cuando nace el primer hijo.

Es un fenómeno común que cuando nace el primer hijo, el padre se llegue a sentir desplazado porque da la impresión que las atenciones de su mujer están ahora centradas en la nueva personita que ha llegado a casa.

El cansancio de mamá empieza a ser constante: se altera el espacio de la sexualidad que se disfrutaba con la pareja, se le llegan a olvidar cosas del papá por estar pendiente del bebé y las decisiones de pareja se toman ahora, en función de aquello que le va bien al niño.

¿Puede el papá estar celoso del bebé? No son celos propiamente, sino un sentimiento natural que requiere tomar de conciencia de la nueva situación. Las cosas ya no serán como antes, pero ello no significa que sean peores, simplemente son distintas.

Antes en casa había silencio, ahora seguramente se escuchará -más a menudo de lo deseado- el llanto del bebé; antes había orden pero a partir de que el bebé da sus primeros pasos, hay cosas por todos lados; cambian los menús de las comidas, los planes para el fin de semana y suben los gastos. Si lo vemos de esta forma, estamos perdidos porque nos estamos negando la oportunidad de disfrutar nuestra paternidad. Cuando tu hijo sonríe, cuando aprende, cuando duerme, cuando tu esposa le da de comer, cuando juegas con él, cuando lo cargas…

Un hijo es el mejor medio para crecer en la capacidad de amar, pero hemos de poner de nuestra parte. Desprendernos un poco de nuestras necesidades y disfrutar cubriendo las del otro: un hijo es esa oportunidad de pensar en alguien más antes que en uno mismo.

Si sientes que tu mujer solo tiene ojos para el bebé no te apartes, ¡acompáñala en el proceso! Ayúdale en la crianza y entrégate a tu hijo. No conozco a una madre que no “se le caiga la baba” por su marido cuando lo ve con su hijo en brazos, cuando los ve jugar juntos, reír juntos: es otra forma de enamorarla. Vive plenamente tu paternidad y verás que creces como hombre, como esposo y como padre. Nada de añoranzas y a disfrutar de tu hijo porque el tiempo vuela y crecen muy, pero que muy rápido.

Lic. Nieves Horcajadas
Especialista de TAD en Educación, Desarrollo y Familia
www.tad.org.mx

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario