Botiquín de primeros auxilios

Los elementos indispensables que debe contener.

Cuando hay bebés y niños en un hogar es importante contar con un completo botiquín de primeros auxilios y de este modo tener a mano aquellos elementos indispensables cuando sea necesario acudir a él.

Estando al cuidado de los niños se pueden evitar muchos accidentes caseros, sin embargo, hay muchísimos otros que será imposible prever. Por esto es necesario que la casa, donde los niños suelen protagonizar la mayor cantidad de accidentes, cuente con el “botiquín de primeros auxilios”. Por supuesto que para evitar otros problemas, este kit deberá estar lejos del alcance de los niños.

Sumado al botiquín, también es bueno que en un lugar visible de la casa, como por ejemplo el refrigerador, haya una lista con los números telefónicos del pediatra de cabecera, de los padres, familiares, vecinos más cercanos u otras personas que haya que llamar en caso de emergencia y con teléfonos de:

  • Servicio de urgencias a domicilio
  • Policía
  • Bomberos
  • Ambulancia
  • Centros de desintoxicación
  • Y números específicos por ejemplo si tu hijo es alérgico, asmático, etc.

Para armar el botiquín basta con una caja, bolso o maletín que puede tener en su tapa la indicación de que se trata de un kit de primeros auxilios y para que esté completo deberá contar con:

  • Termómetro: Para tomar la temperatura de tu hijo. Es recomendable que optes por uno digital que toma la temperatura de manera rápida y precisa porque el termómetro de mercurio no es conveniente ya que contiene sustancias tóxicas para la salud y el medio ambiente.
  • Analgésicos y anti-inflamatorios: Los medicamentos más comunes para bajar la fiebre o calmar el dolor, son el paracetamol y el ibuprofeno, es mejor contar con los dos porque si tu hijo tiene fiebre alta puedes alternar entre uno y otro. Recuerda que la aspirina no es recomendable para los niños porque puede producir intoxicaciones y otras afecciones para la salud.
  • Loción para las picaduras de insectos.
  • Antihistamínico: es muy útil para alergias y/o picaduras.
  • Crema con zinc para paspaduras.
  • Crema con vitamina A (para el regeneramiento de la piel, para contrarrestar los efectos del sol, etc.)
  • Apósitos estériles: para cubrir la herida una vez que esté limpia y esterilizada evitando así que tenga contacto con el exterior.
  • Algodón: Puedes utilizarlo para limpiar las partes no heridas o humedecer los antisépticos con los cuales se desinfectarán las zonas no abiertas de la piel.
  • Gasas (sobres estériles): Para cubrir heridas después de que éstas sean lavadas y desinfectadas. Entre la herida y la venda debe existir siempre un apósito o gasa.
  • Vendas de 5 y 10 cm de ancho: Para envolver y sujetar los apósitos que cubren heridas. Sirven también para inmovilizar las partes doloridas o lastimadas de tu hijo.
  • Tela adhesiva (un carrete de 2 cm y otro de 5 cm de ancho): Te puede servir para sujetar apósitos y vendas.
  • Alcohol: Sólo para desinfectar los elementos que puedas llegar a utilizar como termómetro, tijeras, etc. Sobre las heridas no es recomendable colocarlo debido a que produce dolor y picor y además puede provocar la formación de una masa coagulada en la que se desarrollen bacterias.
  • Aspirador nasal (pera de goma): Puede servirte para limpiarle la nariz a tu bebé o niño cuando está muy congestionado y eliminar las secreciones.
  • Jeringa para darle los medicamentos a tu bebé o niño y de esta manera evitar que los escupa.
  • Agua oxigenada de 20 volúmenes: Para limpiar y desinfectar heridas y detener ciertas hemorragias superficiales. Una gasa embebida en agua oxigenada puede ser utilizada para detener hemorragias nasales.
  • Jabón neutro o antiséptico: Indispensable para la higiene de las áreas lastimadas o heridas.
  • Solución salina normal: (solución fisiológica normal ): Es útil para el lavado de heridas y para derramar sobre superficies quemadas. Y también para usar con el nebulizador
  • Tijeras
  • Una pinza: Puede ser útil para quitar astillas u objetos extraños de la superficie de la piel.
  • Antiséptico líquido: Es muy útil para evitar la contaminación e infección por gérmenes.
  • Linterna: Para poder ver en la boca tu hijo cuerpos extraños, examinar oídos, nariz, tamaño de la pupila, etc.
  • Nebulizador: Es un elemento adicional al botiquín que puede resultarte útil, si el médico te lo recomienda.

Otros elementos útiles para tener en casa y a la mano:

  • Repelente de insectos
  • Protector solar con el factor indicado para la edad de tu hijo
  • Bolsa de hielo: Siempre es útil que cuentes con una en el congelador para usarla sobre los golpes y ayudar así a que se desinflamen las zonas afectadas.

Probablemente el botiquín vaya creciendo a medida que tus hijos crezcan, por eso lo más conveniente es que lo revises periódicamente para ir actualizándolo y cuidar que no contenga ningún producto vencido. También es importante que permanezca en un lugar fresco, seco y al resguardo de la luz y que cuando salgan de viaje, aunque sea por pocos días, no olviden agregarlo al equipaje.

Aún no hay comentarios

Dejar tu comentario